‘Brownie’ de chocolate con frambuesas, una deliciosa inyección de antioxidantes

Además de ser delicioso, con este postre obtendrás grandes beneficios para el organismo, como un buen aporte de vitamina C y teobromina, una sustancia con propiedades vasodilatadoras y de relajación muscular

Si quieres sorprender a tu familia o amigos con un postre diferente, sencillo pero que está delicioso, prueba con un brownie de chocolate con frambuesas. Es una apuesta segura porque el chocolate le encanta prácticamente a todo el mundo, pero el toque de dulzor y un tanto ácido de las frambuesas es el que destacará, haciendo que esta receta sea una de las favoritas de quien la pruebe.

El brownie es un bizcocho pequeño con forma cuadrada que no lleva levadura, por eso es plano, pero está exquisito. Además de ser muy rico, el chocolate y las frambuesas tienen diferentes propiedades beneficiosas para nuestro organismo.

Por un lado, el chocolate es fuente de energía y rico en antioxidantes, fibra, magnesio y hierro. Como dato curioso, la cáscara de cacao, que es el ingrediente principal del chocolate, contiene teobromina, una sustancia con propiedades vasodilatadoras y de relajación muscular que ayuda a calmar la tos.

Las frambuesas, por su parte, tienen polifenoles y flavonoides, que son unos antioxidantes muy poderosos que ayudan a luchar contra los radicales libres. También son una fuente de fibra, de agua y de vitamina C.

Ingredientes

200 gramos de chocolate negro especial para repostería.

3 huevos.

100 gramos de azúcar.

150 gramos de mantequilla.

80 gramos de harina.

150 gramos de frambuesas.

Preparación, paso a paso

-Para comenzar con esta receta, enciende el horno a 180 grados para que se vaya calentando, poniendo el calor tanto arriba como abajo y el ventilador si lo tiene.

-A continuación, pon en un cazo el chocolate junto con la mantequilla a fuego lento para que se fundan y se integren perfectamente. Remueve de vez en cuando para que no se peguen. Aparta del fuego cuando ya estén unificados.

-Por otro lado, y mientras estos dos ingredientes se van fundiendo, puedes ir batiendo los huevos con el azúcar con la ayuda de unas varillas para que se haga una mezcla completamente homogénea.

-Cuando el paso anterior ya se haya logrado, añade a esa mezcla la que tenías del chocolate y la mantequilla poco a poco para que se integren bien. Mueve con la ayuda de una espátula o lengua de gato de silicona para conseguir que la masa se homogénea.

-El paso siguiente es tamizar la harina y añadirla a la mezcla. Para ello, ayúdate de un colador donde pondrás la harina y da pequeños golpecitos encima de la masa. Para que se unifique a la mezcla anterior, los movimientos deben ser envolventes y suaves.

-Por último, añade las frambuesas, pero deja una cuarta parte reservada de las mismas para después. Mezcla bien.

-Engrasa un molde de silicona con un poco de mantequilla y después espolvorea un poco de harina para que no se pegue. Vierte la masa en el molde y esparce uniformemente. Es el momento de añadir el resto de las frambuesas que habías reservado para decorar por encima.

-Mete el molde en el horno durante unos 20 minutos con el calor arriba y abajo, el ventilador y a 180 grados. Cuando haya pasado el tiempo, comprueba que se ha hecho bien en el centro pinchando con un cuchillo o un palillo. Si sale seco, es hora de sacarlo. Si sale un poco húmedo todavía, deja unos 3 o 4 minutos más.

-Saca del horno el brownie y deja enfriar antes de cortarlo en cuadrados. Sirve en un plato con un poco de nata montada y sirope.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *